Gotas de dolor… un charco de olvido