Una mujer rota

Reina en los arcenes, los lobos siempre al acecho. Viniste del sur buscando los cielos de la televisión. Huir de lo malo para encontrarte lo peor, promesas robadas y al cambio oficial, sueños por pesadillas. Las dos de la mañana, junto a la carretera, es año nuevo y sin documentos. Una mujer rota, bajo una manta roja, zapatitos de tacón y doce puñaladas. Saltar los muros del paraíso tiene un precio muy caro. Siempre hay un cabrón con cara de amigo que acabará siendo tu dueño. Huir de lo malo para encontrarte lo peor, promesas robadas y al cambio oficial, sueños por pesadillas. Las dos de la mañana, junto a la carretera, es año nuevo y sin documentos. Una mujer rota…