Tan cerca del cielo

Es el gris, quien da tono a mi sonrisa. Fiel compañero de tardes a la deriva, mañanas sin rumbo, noches sin viento. ¿Cuál será el enigma a descubrir, el paso clave, la barrera a destruir, la calle escondida que lleva a tu cuerpo? Entre ruido y cerveza los días pasan sin más. Todo cambia, deslizo la mano> al límite de… Donde acaban las medias se enreda un deseo tan cerca del cielo. ¡Tan cerca del cielo! Rabia por cada golpe no esquivado, al escuchar “Chico, todo marcha bien”. Suenan las doce; siento que algo se perdió. Es por ti, por quien merece apostar en este juego con la baraja marcada y sentir que la suerte se sienta a mi lado.