Mi torpe corazón

Enredado en la noche y descalzo, luces de azul, cuánto ruido destapa el silencio, ¡mi cielo! paseando por la misma calle, solos tú y yo, cada cual ve cosas tan diferentes.   Tú sólo miras por el corazón, yo a todo le pongo demasiada razón, y así no hay manera de que nos entendamos.   Como quisiera aprender a mirar por tus ojos, ponerme en tu piel, mostrarte el prisma manchado, por el que yo miro, por el que ahora grito: te quiero.   Cuántas cosas sabe mi cabeza, que mi torpe corazón aún no entiende. Es por miedo, o quizás esta herida, lo que hace que siempre te busque, y no sepa encontrarte.   Y, hasta las mismas palabras dichas por ti, o por mí a veces cuentan cosas tan diferentes. Enredado en la noche y descalzo, luces de azul, cuánto ruido destapa el silencio, ¡mi cielo!