Ligando

La palabra es siempre adiós, la despedida como norma. Estúpido y deseado destino, impulso extraño y necesario. Todo suele empezar bien, al fin siempre ligando con la soledad. Ridículo estigma de un libro pasado, curiosa y trasnochada realidad. Cualquier lugar es más bello si se deja atrás, yo hoy estoy cansado, y quiero dudar.