Gotas de dolor… un charco de olvido

Quizá septiembre más que el principio, fue un final y aquel verano perdió sus hojas y algo más. Quince ella, la otra dieciséis. Una estación, vías que llevan a un adiós. Dos ojos negros clavados tristes a un cristal ¡sueños que has de aparcar!. Después de haber inventado juntas días y noches, cada segundo, calles, caricias, lluvia y algo de alcohol. Castillos negros sobre la arena, banderas que hablan de mil piratas, pecados nuevos y una rebelión. Gotas de dolor… un charco de olvido. Gotas de dolor… un charco de olvido