Esta noche (esta puta noche)

La oscura cadencia de la sangre, el laberinto de la memoria, y el niño que se ahoga en la sucia charca del tiempo que rumia sin sentido la cajita de las ilusiones y pinta con hiel la sonrisa retorcida, casi rota. ¡Cuánto ruido corre por la cabeza! Sordo murmullo que no ha de parar. En el dial de mis neuronas no encuentro la frecuencia que ponga olas de mar que acaricien la arena, suave brisa que calme el dolor de esta noche, esta puta noche. Huela el sudor de tu cuerpo en las noches de mágia al aroma del sol, tatuado en tu vientre y me olvide de esta puta noche. Es tan estrecha la senda que te arrastra hasta el final del sueño. Muerde tanto la herencia de un tiempo olvidado ya. Paraíso de la paz inventado para jodernos bien, ahora y en la hora de nuestra muerte, amén señor. ¡Cuánto ruido corre…