Es solo la necesidad

No necesito tener fe para moverme. Es sólo la necesidad, es que estoy vivo. La mala leche, como el respirar, es sólo la necesidad, es divertido.   Del plato de la imbecilidad, que está de moda, me quieren hacer tragar. No tengo hambre. Y con las cosas del poder yo estoy enfrente. Es sólo la necesidad, es pura higiene.   Me siento un equilibrista bailando entre tus sueños equidistantes con los míos. ¡Cómo me gustas! Abro una puerta y estás tú. Hermana curiosidad vamos a abrir otras muchas más. Es un buen juego.   Demasiadas veces son las que te odio, y muchas veces más las que me odio. Y sin embargo, niña imposible, te necesito. Ahora me sobran las palabras, ahora me faltan. ¡Cómo decirte! que me encantas.   Es sólo la necesidad. Es sólo la necesidad. Es sólo la necesidad.   ¡Es que estoy vivo!