El placer de conspirar

Que este beso Sea un verso desesperado Por colarse entre tus piernas. Que tu saliva Sea una ola tempestuosa Surfeada por tu lengua Donde mi piel se ahogue. Y ahora me atas Y me preguntas si soy tu esclavo. Y yo te digo Sí, por supuesto. Que tus palabras, Que con cariño dicen barbaridades, A veces tiernas, A veces sucias, ¡Ay, mi amor, qué bien me sientan! Que fantasía y realidad Hoy van juntas de la mano. Yo te cuido, Tú me cuidarás a mí. El placer de conspirar, Poner el mundo del revés, Como dos niños traviesos. Una chispa en la mirada. Es el momento De asaltar el Paraíso. Ahora tú mandas, Ahora soy yo, Luego los dos, Después mejor, Ninguno. Y así bailando, Tan divertidos, tan despreocupados, Haremos que Sodoma y Gomorra Sean solo un juego de niños. Que fantasía y realidad Hoy van juntas de la mano. Yo te cuido, Tú me cuidarás a mí. El placer de conspirar, Poner el mundo del revés, Como dos niños traviesos. Una chispa en la mirada. Es el momento De asaltar el Paraíso.