Donde acaban las palabras

Exploro la geografía sutil de tu cuerpo. Cada día es distinta y mejor. Busco a ciegas secretos, palacios perdidos que alumbren las puertas del cielo.   Lengua saboreando el placer de las cumbres, que se desliza golosa en tu abismo, valle de las tentaciones, misterios gozosos, espuma de mar y pecados.   Este juego empieza donde acaban las palabras.   En tu piel hay respuestas a preguntas que sólo se pueden soñar. Acariciar con la vista, bailar con los dedos, llorar por tus poros, en tus labios temblar. Deshacerme en tu vientre, sentirme pequeño y tan grande a la vez.   Navego por la tormenta que brilla en tus ojos hacia horizontes que nunca se alcanzan. Playa de los milagros, caricias de sol, respiro en tu boca, estás dentro de mí.