Diez negritos

Diez negritos en Kinshasa decidieron emigrar, escapar del corazón de las tinieblas. Dos murieron antes de salir. Los mataron y robaron los mismos que les vendieron la salvación. Otro, de unos quince años, se ahogó al cruzar un río. Y dos más se perdieron en el desierto, no se supo más de ellos… . Aisha, la única mujer, apareció con un tiro en la frente. La violó un policía en la frontera. Otros tres se quedaron en la mar, alimentando peces, ninguno sabía nadar.   Tan sólo Jalil consiguió alcanzar las costas del cielo. Vagando desnudo entre dunas y asfalto, ya no pudo más. Al amanecer se sintió tan solo, cansado y perdido. Se ahorcó de un árbol y así descansó pensando en su madre. De los diez negritos no quedó ninguno.