Desempolvarme la estupidez

Hoy sólo veo la botella medio vacía. Lo que falta ya lo he bebido y no mejora mi visión del mundo. Miserable desgana. Un cerebro en la ruina. Un corazón en rebajas. ¡Me cago en todo lo que se mueve!   Hay nubes grises que ni siquiera amenazan tormenta. Y el reloj como un loco asesinando horas y minutos. Esta plomiza apatía. Una infantil rebeldía. Un cabezazo en el muro. Hoy me siento libre para hacer el imbécil.   Dame un meneo que me haga temblar. Desempolvarme la estupidez y dejar de mirarme al ombligo. El mundo gira, me guste o no. Y quien se para se queda atrás. Hay que seguir siempre adelante.