Buscadores de tesoros

Somos los hijos bastardos de un Dios imposible, los chicos pálidos y airados bajo un cielo gris, disparando palabras desde la acera de enfrente. Todas las alambradas hacen que sea más listo. No tengo miedo a caerme porque la vida, o es pasión o no sirve de nada. Buscadores de tesoros en las playas del deseo. Ciego de amaneceres rotos, lejos de tus besos rojos, me alimentan los naufragios. Busco en la tormenta las costas lejanas de tu cuerpo azul. Somos los hijos bastardos de un Dios imposible, los chicos pálidos y airados bajo un cielo gris, disparando palabras desde la acera de enfrente. Buscadores de tesoros…