Ahora que estas dormida

Ahora que estás dormida y recorro entre sombras las luces de tu piel. Aunque a veces me duelan las aristas del miedo que me aleja de ti.   Que corro a buscarte, que escapo de ti, que bailo silencios, mi niña de siempre.   Quizás tú seas lo único indispensable, querida, cierta y puta soledad.   Un paisaje de nieve se acuna en la niebla con luces de abril, que vive en tus ojos, llora por las esquinas lunas de ensoñación.   Atrapado en tu silencio… Atrapado en tu silencio…   De terciopelo y tristeza es el sabor de tus besos cuando rozan mi piel.   Si me va bien contigo, pedacitos de sol endulzan las penas.   Que corro…